Transvulcania 2016

Hace casi 7 años, Mario me sacó a correr por fuera del gimnasio, apenas fueron 30 minutos por la dehesa de Navalcarbón pero fueron los 30 minutos de cardio más duros de mi vida, desde entonces he pasado por todo tipo de carreras, he sido una víctima más del asfalto (y pienso seguir siéndolo), con sus lesiones, con la obsesión enfermiza de la marca, del puñetero minuto por kilómetro, pero poco a poco iba haciendo alguna carrera por montaña hasta que el año pasado me apunté a primera carrera larga, el GTP60, unos 64kms por la sierra del Guadarrama que acabé con bastante dignidad y como soy culo inquieto y he encontrado a mi alter ego en ese sentido, Jesús Baeza, no tardamos en apuntarnos a esta maravillosa carrera con previa de una semana con las familias para recorrer La Palma.

Este es el mini resumen de cómo he llegado hasta la salida de una carrera de 74kms, con más de 8.000 metros de desnivel acumulado, a las 6 de la mañana en plena noche a unos 2.000kms de mi casa. Y es maravilloso, cuando te subes a uno de los múltiples autobuses de la organización y vas avanzando kms con curvas y a lo lejos ves una hilera de autobuses bajando camino del Faro de Fuencaliente en la más absoluta oscuridad no sabes si emocionarte o asustarte, bueno, pues ni una cosa ni otra, aún no sé porqué pero me sentía confiado, tranquilo y mareado por las curvas. Llevaba una semana viendo a mucho pro por la isla, con piernas inmaculadas que, sin mariconadas, me daban ganas de lamerlas y verme ahora rodeado de gente más normal, loca pero normal, me tranquilizó. Nada de frío, nada de viento.

img_3202

La salida es preciosa, todo el mundo habrá visto fotos, aunque la espera se hace eterna escuchando al speaker Depa entrevistando a los favoritos con su inglés de 8º de EGB, no aguanto esos momentos en los que los corredores empiezan a decir tonterías producto de los nervios mientras yo intento buscar mi momento nirvana que no acaba de llegar, al fin suena AC/DC y su thunderstruck. Aún no nos hemos movido y ves que por la rampa camino del faro ya van los primeros frontales (ande iréis con tanta prisa… )

Voy buscando a Jesús con la vista como un niño busca a su padre entre la turbamulta agitada, él va muy pendiente de mi, entre la oscuridad y la casualidad nos encontramos con una amiga de Jesús y vamos hablando con ella los primeros metros/kms mientras superamos el famoso tapón de Fuencaliente con paciencia. En seguida va amaneciendo y llegamos a los Canarios (km7) de día, reponemos agua mientras damos las gracias a todo el pueblo que está en la calle animando. Ya podemos sacar los palos y vamos camino de Las Deseadas, las rampas empiezan a ser duras, no voy a gusto, hace tiempo que ya no busco a Jesús con la mirada porque su ritmo de subida es mucho mejor que el mío y prefiero no forzar. Llegamos al segundo avituallamiento a bastantes metros de coronar las Deseadas (km16), relleno agua y esquivo a una guiri que está haciendo pipi a 20 cms del camino, ese culo (esta vez con mallas) lo volvería a ver mucho más adelante.

transvulcania-fotos-oficiales-las-deseadas-transvulcania-fotos-oficiales-1566487-40339-2151

Bajando las Deseadas hasta el Pilar (Km24) no me encuentro del todo bien, habíamos estado unos días antes haciendo la ruta de los volcanes y coincidimos Jesús y yo que podría ser nuestro momento Killian Gordet, pero nada, prefiero no ir adelantando a gente y me quedo detrás de un grupo hasta el Pilar llegando apenas 22 minutos antes del corte. No he ido rápido pero tampoco pisando huevos, supongo que el tapón de Fuencaliente pasa factura. Veo a Vanessa y a los niños, Eva me dice que Jesús ha pasado hace un rato, aprovecho para cambiarme los calcetines y quitarme las polainas, recargo geles, barritas y para adelante.

img_2835

Vamos trotando/caminando hasta el Reventón, en mi cabeza había pensado en correr todo este tramo, pero cada vez que se pone un poco cuesta arriba ando, vivo una sensación muy graciosa ya que lidero un pequeño grupo que va haciendo lo que yo (pobres infelices), caminan y corren a mi antojo, es un comportamiento habitual en este tipo de carreras, te dejas llevar por la iniciativa de otro. Avituallamiento del Reventón (Km31), saco el chubasquero y me hago la polla un lío con el ipod y los cascos, los palos, he cerrado mal una botella de agua y me empapo, estoy teniendo mi momento de gloria Mr Bean mientras la gente me pasa y me mira “raro”, encima llevo una barrita a medias en la boca, parezco jilipollas. Estamos atravesando las nubes, hace frío y viento, pero con el chubasquero voy bien, un lugareño nos anima y nos dice que enseguida ascendemos y que arriba hace bueno.

Llegamos a un puesto médico en el km37, ya por encima de las nubes, pido un ibuprofeno porque me duele la cabeza, nunca me había dolido la cabeza en una carrera pero recuerdo que llevo la visera más apretada que tanga de Chenoa porque bajando desde las Deseadas al Pilar una racha de viento me ha sacado la visera y menos mal que una chica detrás de mí la pescó con su palo y pudo volver con papá, me aflojo la visera y aprovecho para sacar el móvil y hacerme una fotillo, ya he perdido muchas oportunidades de hacerme fotos increíbles así que me dejo mi iphone de 73 pulgadas en el bolsillo delantero de mi cinturón y pienso en que como me caiga lo primero que se me jode es el iphone, así que decido que de aquí en adelante no puedo caerme.

El siguiente paso es el pico de la Nieve (km42), llevo 8 horas de carrera y sigo sin encontrarme bien, de aquí al Roque de los Muchachos (Km51) son 2,5 horas de rampas complicadísimas, caminos en los que mantenerte de pie era todo un reto. A falta de 3kms aprox. para llegar al Roque y con 9:55 horas oigo a una mujer que viene corriendo y chillando como una loca, se creía que el corte en el Roque estaba en 10 horas en vez de en 11, la tranquilizo y me dice, pues que le den por el culo, ya no corro más. Es una mujer que tendrá unos 45 años y que va detrás de mí hasta el Roque, me hace olvidar la miseria que llevo, de repente la oigo decir: “Verás el puto guiri de los cojones como al final me tira”, me doy la vuelta y veo que lleva detrás a un guiri pegado, me río porque me recuerda a mi amiga Maleli y por un momento me la imagino surcando las montañas. Miro el reloj, aún veo lejos la carpa del Roque y quedan 45 minutos para el cierre del control, me acojono, aprieto el culo y empiezo a pasar a gente, no voy sobrado pero me doy cuenta de que no es el momento de dejarse nada, por primera vez en casi 11 horas de carrera he subido de pulsaciones como dios manda y llego al Roque con 18 minutos para el corte. Su puta madre, no me puedo creer que haya llegado tan justo. Arriba la gente se queja porque el corte está muy justo, este año la carrera tiene 2kms más y según dicen el corte lo han bajado una hora, lo desconozco.

transvulcania-fotos-oficiales-las-deseadas-transvulcania-fotos-oficiales-1566487-40339-2150Cuando entro en la campa del Roque veo a unos cien corredores (mitad de la maratón, mitad del ultra) comiendo macarrones, sandwiches y otras lujurias gastronómicas, ¡cabrones! (para todos aquellos que no lo sepan vomito todo aquello que no sean geles y barritas), meto la mano en la mochila y saco una barrita, me toca de chocolate (¡bien!) y un gel, me aprieto los dos en un santiamén, relleno agua y de postre le doy un bocadito a un trozo de sandía y sin aún haber recuperado del todo las pulsaciones me voy a por la temida bajada, en mi cabeza están los consejos de Jorge Izcue, “reserva para la bajada”, pero más bien voy en la reserva.

Empiezo a correr, palos en mano, llevamos casi 4kms y apenas hemos descendido 200 metros por un sendero que solo te permite trotar unos metros de vez en cuando, de repente el camino se empina hacia abajo y alcanzo a una chica francesa, un ángel vestida de Salomon, va haciendo trekking con los palos como si estuviese bailando con las piedras en el camino, pone cada pie donde debe, ni un tropezón, ni siquiera levanta polvo, me enamoro de su técnica, ella hace amago de echarse a un lado para que la adelante, ¡los cojones!, al tercer amago se da cuenta de que tiene un follower en mi, miro hacia atrás y veo un reguero de otros 20 followers que van pegados a mi y ¡fuck!  el primero de todos “el puto guiri de los cojones” de antes que me pisa dos veces y le espeto un “Keep your distance” pero no me hace ni caso.

transvulcania-fotos-oficiales-bajada-de-el-time-transvulcania-fotos-oficiales-1566487-40338-4418

Llegamos a un tramo sin demasiadas piedras y veo que mi musa temporal no tiene intención de correr, le pido paso y adelanto. Sin venir a cuento, después de más de 11 horas de carrera empiezo a encontrarme de puta madre, voy corriendo bastante rápido adelantando a mucha gente, me siento fuerte, tengo los cuádriceps en perfectas condiciones y a pesar de correr fuerte no me noto con el cardio disparado, con ayuda de los palos sorteo las zonas más complicadas pero sin parar de correr. Llego al Time (km61) apenas paro, no quiero dejar escapar este momento, sigo corriendo y pasando a gente, mi momento Killian Gordet ha llegado y pienso disfrutarlo porque entre el éxtasis y la miseria suele haber unos minutos, adelanto a casi todo el mundo que me había adelantado durante horas y empiezo a pasar gente que no había visto en carrera antes, me tuerzo varias veces el tobillo pero rectifico con los palos, en una de ellas le dice un corredor a otro que estoy pasando “es una tontería arruinar la carrera ahora con un ostión”, ¡que te den!, llevo 12 horas buscando esto y corro buscando estos momentos, aprieto más aún donde se puede hasta que llego a un tramo asfaltado con una pendiente de locura, paso a la guiri que hace 10 horas le vi la parrusa mientras orinaba, veo a gente corriendo haciendo eses, Jesús me dijo que vio a gente corriendo marcha atrás, yo me dejo llevar por mi momento y sigo pasando a gente, debo ir por debajo de 5 min el km en esos tramos asfaltados y sin noticias del cansancio, cero dolor, ¡¡estoy dopado o qué cojones me pasa!!

Llego a Tazacorte (km 69), no sin antes pasar por las famosas zetas empedradas infernales e infinitas, ni siquiera esto me hace perder la sonrisa, voy pidiendo paso y saludando a todo el mundo. En la playa de Tazacorte me encuentro de nuevo a Vanessa y a mis niños, Hugo está empanado en arena negra, veo a Jesús y me hace mucha ilusión saber que ya ha acabado y en buen tiempo (12 horas), me advierte de lo que me queda, son rampas muy duras, no corras, no merece la pena, me dice, le pregunto si lo hago en una hora y me lo afirma con desconfianza pero le advierto que vengo bien, he pasado de echar cuentas para 16 horas en el Roque a poder bajar de las 15. Relleno agua y zumbo, me tomo un gel del avituallamiento porque no quiero ni pararme a rebuscar en la mochila y enfilamos un antiguo cauce de río, no hay sitio para adelantar pero alcanzo a un grupo de 8-10 corredores que van renegando, alguien por detrás ataja por fuera del camino para adelantarnos (ya te ajusticiaré más adelante) hasta que finalmente llegamos a unas rampas endiabladas medio asfaltadas con forma de zetas que remontan hasta los Llanos de Aridane, hinco los palos con fuerza y adelanto a todo el grupo que alcancé en el río, en apenas 200 metros los he perdido de vista, por segunda vez noto las pulsaciones disparadas y disfruto del momento, se me han dormido las manos de las dragoneras y que por cada palada el codo derecho me está punzando ¡me la pela! , en la penúltima rampa ajusticio al recortador y paso a un chico que está sentado en el suelo, me paro y le ofrezco barritas, geles y agua pero me dice que está bien, que necesita descansar.

Llego a los Llanos de Aridane (km74), no me resisto a correr a buen ritmo por toda la calle hasta meta y voy chocando la mano con todo el mundo, es emocionante escuchar a la gente animándote, hace más de 7 horas que pasó el primero y aquí siguen, llego a meta (14:45, puesto 1104) y detrás de ella veo a Vanessa y a los niños, me abrazo a ella y durante un par de minutos lloramos abrazados, solo ambos sabemos lo que hemos pasado en el último año, le digo que me he acordado mucho de ella durante la carrera, los niños nos miran con cara de what the fuck, finalmente nos abrazamos los cuatro.

transvulcania-fotos-oficiales-meta-ultramarat-n-tiempo-de-llegada-entre-13-y-15-horas-transvulcania-fotos-oficiales-1566487-40336-2081

Anuncios

14 thoughts on “Transvulcania 2016

  1. Muy bueno tu estreno como blogger, y que decir del carrerón que te has marcado…..enhorabuena machaca!! A ver si concretamos la próxima grande 😉
    Por cierto, me he descojonado con tu momento Mr Bean, que pena habérmelo perdido!! 😀

  2. Impresionante crónica me ha gustado mucho mi más enhorabuena y eres un ejemplo a seguir

  3. Enhorabuena por tu primer Blog y ole tus cojones por la carrera. I can’t wait for the next one bro.

  4. Has hecho que, por momentos, viva esa prueba tan dura!! Enhorabuena Ferre, se de buena tinta como sabe la victoria de la superacion….. no pares!!!!

    Pd: la foto del beso con Hugo es LO MAS.

  5. Que grande Jose!!! Felicidades por la carrera… y con este clase de redacción entusiasmas a cualquier a imitarte.

  6. “Llevaba una semana viendo a mucho pro por la isla, con piernas inmaculadas que, sin mariconadas, me daban ganas de lamerlas”

    Jjajajajajajajajajajaja, genial.

    Y el final, cuando describiste el abrazo con tu familia, muy muy emocionante.

    ¡Felicitaciones!

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s